Para cada tipo de material existen brocas específicas. Si no usas la indicada puede que te sea imposible perforar la superficie e incluso se puede desgastar o romper tu broca.

En esta entrada te enseñaré a reconocer las brocas para metal, esto te evitará que tengas que probarlas una a una y correr el riesgo de estropear alguna durante el proceso.  

Además, para que sea más sencillo y efectivo tu trabajo, te enseñaré qué brocas se adaptan a cada tipo de metal según la dureza de este. También te enseñaré cómo evitar que las puntas se desgasten. 

Brocas de acero rápido

Las brocas para taladrar metal son también conocidas como “brocas de acero rápido”, ya que resultan de una aleación de acero y otros componentes que permiten perforar superficies de metal a alta velocidad. De ahí proviene también su nombre alternativo “HSS”, siglas en inglés de High Speed Steel.

Características de las brocas para metal

Brocas para metal

Te indicaré de forma resumida las principales características de las brocas de acero rápido:

  1. Algunas tienen un color dorado o bronce, esto se debe a que vienen recubiertas de nitruro de titanio para aumentar su dureza. 
  1. También puedes encontrar en el mercado brocas de acero rápido de color negro, que tal como te explicaré detalladamente más adelante, son ideales para perforar aluminio.
  1. En cuanto a la hélice, por lo general presentan una doble espiral, esta característica les permite tener mejor penetración en superficies de metal. 
  1. Asimismo, este tipo de brocas tiene un mayor número calibres disponibles, en comparación a las brocas para madera y concreto. 

¿Cómo distinguir una broca para metal del resto?

Las brocas para metal se distinguen de las otras principalmente por su punta cónica. Puedes comparar y observarás que, en cambio las que están diseñadas para perforar madera tienen tres puntas afiladas y una punta guía en el medio, mientras que las que son para hormigón tienen en la punta un refuerzo con forma de pala.

Tipos de broca para metal

Otro aspecto que debes tener en cuenta es que cualquier broca de acero rápido no siempre resulta apta para una superficie de metal en específico. Por esta razón, debes identificar qué tipo de broca necesitas en función de las características del metal con el que vas a trabajar.

Brocas para metal HSS-R

Las brocas para metal HSS-R son de color negro ya que tienen un recubrimiento de óxido negro. Además, suelen ser más las comunes en el mercado y también las más baratas.

La característica principal de estas brocas es el ángulo de su punta, puesto que en comparación al resto tienen un ángulo más puntiagudo (118°). Esto favorece tanto su centrado como su avance en el metal.

Estas brocas resultan ideales para taladrar metales blandos, como el latón o el aluminio. También proporcionan buenos resultados en superficies de acero ordinario, siempre que el espesor no sea demasiado elevado.

Brocas de cobalto HSS-CO

Las brocas para metal aleadas con cobalto tienen gran capacidad de perforación. Con un ángulo de inclinación de 135º son ideales para abrir orificios en metales duros como el acero inoxidable.

Brocas de titanio

Las brocas de titanio las puedes encontrar con una pareja de aristas de corte o con una doble geometría de corte que hace que se más sencillo el centrado y contribuye a evitar la rotura. Son aptas tanto para metales blandos como el latón, como para metales duros como el acero inoxidable. 

El recubrimiento de estas brocas con aleación de titanio incrementa su dureza, mejora el avance en el metal y la hace más resistente al desgaste. 

Estas brocas se encuentran cubiertas con nitruro de titanio, sin embargo, debes tener en consideración que su núcleo está fabricado con acero rápido o acero rápido al cobalto, eso implica que, al afilarlas disminuyen las propiedades antidesgaste, lo no ocurre con las de cobalto. 

¿Por qué mi broca para metal no perfora?

Broca perforando metal

Si has montado la broca correcta, pero no consigues abrir el agujero, puede ser que el inconveniente se deba al estado de la broca. Si has trabajado durante mucho tiempo con la misma broca es posible que su punta haya perdido capacidad de perforación. Estas piezas también tienen obsolescencia y es aconsejable cambiarlas cada cierto tiempo, sobre todo si observas sus cabezas romas y muy pulidas por el uso. 

Por otra parte, si utilizas tu broca para metal en otro tipo de material, como el concreto, por ejemplo, la punta puede sufrir un desgaste considerable y en el momento de utilizarla en la superficie metálica será en vano tu esfuerzo. 

Recomendación para el mantener el filo de las brocas

Finalmente, quiero que tengas presente una recomendación muy importante:  para perforar metales se necesita una buena lubricación con algún producto especial para estas tareas o bien con aceite. Esto reduce la fricción y así podrás mantener el filo de tus brocas por mucho más tiempo.

Lidia Zafra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.