Cuando hablamos de herramientas eléctricas imprescindibles, quizás no suelan ser las primeras que se nos vengan a la cabeza. No obstante, las amoladoras ofrecen funciones verdaderamente importantes para el bricolaje. En este artículo, vamos a contarte qué es una amoladora y para qué sirve.

¿Qué es una amoladora?

La amoladora se trata de una herramienta, bien eléctrica o inalámbrica), de uso manual. Está diseñada los trabajos de bricolaje, tanto en el ámbito doméstico como industrial.

Cuenta con un motor de alta potencia. Su elemento principal es el disco de corte, con el que se hace prácticamente toda la labor. La amoladora que funciona haciendo girar dicho disco a revoluciones muy altas. Dependiendo del que elijas, podrás realizar un trabajo de bricolaje u otro.

Partes de una amoladora

Ahora que sabes qué es una amoladora, pasemos a mencionar sus partes principales. Éstas son tres:

  • La amoladora.
  • El disco.
  • La empuñadura.

Pero podemos detallar sus elementos con más profundidad:

Parte superiorEstá el bonete o almohadilla de pulido y el botón de bloqueo del husillo (para cambiar discos).
Asimismo, puedes encontrar una protección para el disco.
En esta zona, se halla el mango o la empuñadura adicional, pensada para cambiar de un lado a otro en función de si eres diestro o zurdo.
Parte centralHa un carcasa de material muy resistente y duradero, pues en esta parte está el motor.
También se puede observar un apoyo y la tapa de inspección de carbones, además del interruptor para apagar o encender.
Parte inferiorPuedes encontrar el mango (que normalmente está cubierto de goma) y el cable de alimentación (aunque, en caso de que sea inalámbrica, presentará una batería en su lugar).
A veces, tiene un indicador led de sobrecarga.
amoladora eléctrica sobre pieza de metal

Características generales de las amoladoras

A pesar de que cada amoladora posea una características concretas, estas herramientas de corte cuentan con características comunes:

  • Pueden funcionar con baterías o con cable.
  • Traen un mango intercambiable para trabajar de manera confortable, independientemente de que seas diestro o zurdo.
  • Cada aparato posee un diámetro, límites de revoluciones por minuto y una dirección de giro específica, aspectos que debes tener en cuenta para elegir tu modelo.
  • Pueden incluir un protector móvil, el cual se puede regular dependiendo del uso que le des.

Por cierto, en función de la amoldadora, puedes encontrar modelos con control electrónico de las RPM o con giro de cabezal.

¿Para qué sirve la amoladora?

Como ya hemos dicho, los usos de una amoladora pueden ser muy distintos, pues es un utensilio realmente versátil. Todo dependerá de los discos que le pongas, además de su potencia y motor.

En resumen, si te preguntas qué es una amoladora, se trata de una herramienta eléctrica para cortar, lijar, pulir, abrillantar o desbastar, tanto materiales endebles como duros.

Veamos para qué sirve la amoladora en más detalle:

Cortar

Las labores de corte, normalmente, se acometen con una amoladora regular, pues el espesor fino de su disco consigue cortar diferentes clases de materiales.

Cortar madera con una amoladora

Las amoladoras son herramientas para cortar madera. Para ello, hay que insertarles bien discos de corte de sierra o bien discos de corte madera. Éstos tienen uno dientes separas de tal forma que penetran en este tipo de material, cortando la fibra sin producir calor en exceso.

Cortar metal con una amoladora

Las amoladoras angulares son herramientas para cortar metal, por ejemplo, láminas de acero, tuberías y ferralla. No obstante, se aconsejan amoladoras de banco para cortar tubos estructurales con exactitud.

cortando baldosa con amoladora

Cortar mármol con una amoladora

También puedes cortar mármol con una amoladora (sea de banco o angular). ¿Cómo hacerlo? Con discos de diamante, éstos soportan la abrasión que el material produce, sin forzar el motor. Asimismo, puedes poner un disco para corte húmedo para un resultado más prolijo. También se puede aplicar para cortar granito.

Cortar cerámica con una amoladora

Cortar cerámica con una amoladora angular o de mesa es bastante sencillo. Para ello, necesitarás un disco de corte cerámica o un disco diamantado. Puedes conseguir cortes precisos con acabado profesionales, sin riesgo de que el material se raje.

Lijar

Habitualmente, las labores de lijado se acometen con amoladoras rectas. Al lijar madera o metal con éstas, quitarás imperfecciones para, más tarde, realizar pequeños agujeros y ángulos. Todo dependerá de la clase de disco y del grano de lija que escojas.

Para estos trabajos, también está la propia lijadora.

Abrillantar y pulir

Dentro de para qué sirve una amoladora, debemos destacar sus funciones de abrillantar y pulir ciertos materiales. Por ejemplo, granito, mármol y piedras como el silestone.

Desbastar

El desbaste consiste en deshacerse de las partes más gruesas y de los restos de la superficie del material con el que se opera. Esto, por ejemplo, se hace en trabajos de soldadura para finiquitar los bordes de la pieza, evitando cortes y salientes.

Decapar y cepillar

Puedes usar una amoladora para quitar a los metales restos de óxido, eliminando riesgos innecesarios en su manipulación. En función del material en cuestión, tendrás que ponerle un disco u otro.

hombre usando amoladora angular

Tipos de amoladoras

En la actualidad, existen distintos tipos y modelos de amoladoras, los cuales deberás según los trabajos que quieras realizar. En principio, vamos diferenciar entre las portátiles y las fijas:

Amoladoras portátiles

Podemos catalogar amoladoras transportables atendiendo a sus características, así como a sus dimensiones, potencia y tipo de disco:

Amoladora recta

La amoladora recta destaca por la relación mecánica entre motor y disco de corte con un acoplamiento de eje directo. Este sistema puede verse en sierras de alta potencia, aunque también en pequeños aparatos portátiles.

Amoladoras angulares

En la amoladora angular, el disco está en distinto ángulo con respecto al eje del artefacto. Casi siempre, el eje del disco se hallará en perpendicular al de la máquina.

Mini amoladoras

Las mini amoladoras llegan hasta 1500 vatios de potencia y sus discos tienen entre 115 y 125 milímetros de diámetro. Pesan poco, por lo que son las que se emplean en las labores de bricolaje más sencillas.

Amoladoras grandes

Las amoladoras grandes alcanzan una potencia de 2600 vatios y el diámetro de sus discos oscila entre 180 y 230 milímetros. Resultan perfectas para manipular superficies y materiales duros. Se utilizan, especialmente, en trabajos profesionales, en construcción y en mecanizado de piezas.

Amoladora neumática

Las amoladoras neumáticas tal vez sean poco conocidas, pero son potentes y ligeras. No obstante, resultan menos manejables por una razón: su cable de alimentación de aire comprimido. Esta clase de amoladoras son más usadas por trabajadores metalúrgico y soldadores. Esto se debe a su facilidad de empleo cuando se pone en marcha y cuando se detiene.

amoladora estática cortando granito

Amoladoras estáticas

Este tipo de amoladoras permanecen inmóviles en un único lugar. Por ejemplo, en una mesa de trabajo, un banco o un pedestal. Es por eso que son típicas en todo taller en casa que se precie, pues están pensadas para trabajos que siempre se realizan en el mismo sitio. Asimismo, no están diseñadas para elementos de gran tamaño.

Amoladora de banco

Las amoladoras de banco se consideran herramientas profesionales, pues su ubicación sobre un banco o mesa de corte permite operar con piezas duras y de dimensiones considerables.

Por cierto, en BricoPico te enseñamos cómo hacer un banco de trabajo portátil.

Amoladora de pedestal

La amoladoras de pedestal son similares a las amoladoras de banco, pero se diferencian de éstas en que son más grandes y en que llevan un pedestal. ¿Ventajas de esto? Que no requerirás de un banco de trabajo para poder ajustar el aparato. Es decir, que podrás ajustar la máquina directamente al suelo.

Esta clase amoladoras son muy útiles para labores que exigen de alta calidad, dado que mantienen bien quietas a la hora de maniobrar con piezas pesadas.

Amoladora de banda

Las amoladoras de banda poseen unas dimensiones más reducidas, como las amoladoras de banco. Se distinguen de éstas por incorporar una lija de banda. Para que nos entiendas, por una parte, tienen un disco robusto y, por otra, una lija de banda eléctrica. Esto las vuelve ideales, por ejemplo, para lijar de piezas cilíndricas o tubos.

Breve clasificación de las amoladoras

Recapitulando, las amoladoras que puedes encontrar en el mercado hoy en día principalmente son las que mostramos a continuación. También pueden clasificarse de la siguiente manera:

Según el tipo de alimentación

  • Amoladora eléctrica.
  • Amoladora neumática.

Según el tamaño de sus discos

  • Mini amoladora.
  • Amoladora de gran radial.

Según su forma

  • Amoladora angular.
  • Amoladora recta.
  • Amoladora de mesa.
amoladora en uso sobre pieza metálica

¿Qué tipo de trabajos realizarás?

Ten en cuenta qué trabajo vas a realizar para saber qué potencia y tamaño de discos debe poseer tu amoladora. El objetivo es que puedas maniobrarla con comodidad y que te permita probar diferentes funciones.

Por ejemplo, si lo que deseas es una amoladora para proyectos puntuales en superficies pequeñas, lo que te interesa es una mini amoladora. En cambio, si quieres una máquina para trabajos recurrentes e intensivos sobre superficies duras y grandes, te aconsejamos una amoladora de tamaño estándar.

Seguridad y protección

Independientemente de su sencillo manejo y estandarización entre los expertos dentro del sector, por desgracia, se producen muchos accidentes al año usando amoladoras. La errónea selección de sus accesorios de la amoladora suele estar detrás de los incidentes al emplear esta herramienta.

Para evitar que sufras un percance con la tuya, te recomendamos seguir estos consejos:

  • Apagarla cuando cambies los discos.
  • Poner las piezas siempre con la herramienta desenchufada.
  • Llevar guantes para sujetar mejor la máquina.
  • Utilizar siempre gafas de protección. Preferiblemente integrales, ya que evitarán más efectivamente que los materiales y chispas alcancen tus ojos.
  • Se muy meticuloso con el control y manejo de la amoladora, recuerda que es una herramienta con gran potencia.
  • No uses discos gastados o dañados.
  • Coloca y emplea correctamente los discos para que no se rompan.
  • Nunca fuerces un disco para que encaje en su sitio.
  • Estate pendiente de si el motor se sobrecarga.

Por supuesto, evita también cortarte, respirar el polvo y otras partículas, quemarte o los ruidos demasiado fuertes.

Mantenimiento de la amoladora

persona a punto de cortar madera con amoladora

Cuando acabes de usar la amoladora, es fundamental que la guardes debidamente. Únicamente, de esta manera, podrás garantizar que esté como recién estrenada cada vez que la vayas a usar.

  • Limpiar apropiadamente la amoladora y todos los accesorios que hayas empleado.
  • Guarda el cable en buena condiciones para que no se deteriore al doblarlo.
  • Retira la batería si es necesario (es decir, si es que tu máquina funciona con ella).
  • Quita el disco y límpialo bien, elimina todo los restos que pudieran haberse quedado pegados en él.
  • Estate pendiente de si tu aparato necesita ser engrasado o de si requiere el remplazo de alguna pieza.

Así, aumentarás su vida útil a pesar de lo mucho que la uses.

Calidad y garantía

Quizás parezca evidente, pero resulta fundamental elegir una amoladora de una marca reputada y con buena garantía. Para ello, hay que recurrir a tiendas de distribuidores expertos en estas herramientas. Así, con tu compra, cubrirás tus necesidades de bricolaje inmediatas, pero también futuras.

Ventajas y desventajas de una amoladora

En primer lugar, entre las ventajas de la amoladora, resaltamos su precio asequible en comparación a otras herramientas parecidas, su peso, su versatilidad y su rapidez de cortado.
Por otro lado, entre sus desventajas, está que no todo mundo para qué sirve una amoladora o cómo funciona exactamente. Y es que, si no sabes utilizarla debidamente, esta herramienta pueden resultar un peligro. Asimismo, en manos inexpertas, los resultados pueden ser de baja la calidad, produciendo mucho polvo y mucho sonido.

Conclusiones: ¿Qué tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir una amoladora?

Indagar sobre qué es una amoladora y para qué sirve nos lleva irremediablemente a explicar los usos que puede tener esta máquina. Como hemos leído en este post, las funciones que le puedes dar a esta herramienta son de lo más diversas. Ahora te toca reflexionar sobre qué clase de trabajo quieres hacer para escoger una amoladora pequeña o grande, en función de los discos que vayas a necesitar.

Lidia Zafra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.