Los rodapiés o zócalos se tratan de lamas alargadas que se emplean para tapar la unión entre las paredes y el suelo. Sin embargo, también sirven de elemento decorativo para tus habitaciones, por lo que puedes escoger entre muchos diseños. Pero, una vez has elegido el tuyo, ¿qué hacer? En este, te contamos cómo poner un rodapié de distintas maneras ¡y todas fáciles! Así que prepara tus cajas de herramientas, que empezamos.

Consejos previos para poner un rodapié

Antes de empezar, debes tener en cuenta unas recomendaciones previas:

  • La superficie con la que trabajar ha de estar seca y limpia.
  • Pon los rodapiés en la habitación donde vayas a instalarlos dos días antes. Así, prevendrás deformaciones por las diferencias de temperatura. Si recuerdas, ya te dimos un truco similar con respecto a colocar tarima flotante.
  • ¿Tienes varias porciones parecidas? Entonces, enumera los rodapiés a lápiz.
  • Emplea sellador-adhesivo en la parte de atrás del zócalo, no en la pared.
  • Antes del secado, quita las rebabas de adhesivo con una esponja mojada con agua tibia.
  • ¿Vas a montar los rodapiés en azulejos? En ese caso, espera a que el pegamento se seque por completo antes de tratar las articulaciones.

Dicho esto, entremos en materia.

pared con rodapié de madera

Materiales y herramientas

Lo cierto es que vamos a contar cómo poner un rodapié con diferentes técnicas, así que los materiales cambiarán de una a otra (no te preocupes, que especificaremos todo en su preciso momento). Pero, en resumen, éstos son los principales:

Paso a paso para colocar un zócalo

Cualquier aficionado al bricolaje puede colocar un zócalo teniendo en cuenta estas pautas:

  1. Para averiguar la cantidad de material que requieres, mide todo el perímetro de la estancia en la que vas a operar. Si sabes cómo funciona un medidor láser, esta tarea será incluso más fácil que con una cinta métrica al uso.
  2. Antes de preguntarte cómo cortar la madera (si es que tu rodapié está fabricado con este material, claro), transporta las medidas a tus piezas por tramos.
  3. Ahora sí, para cortar emplea una caja de ingletes y una sierra de costilla.
    • En las partes que vayan junto al marco de la puerta, haz serrados rectos.
    • En las que correspondan a las esquinas de la habitación, corta en inglete. Por supuesto, deberás asegurarte de que las piezas se ajusten a las testas sesgadas.
    • Nosotros hemos mencionado una herramienta manual. No obstante, si sabes cómo utilizar una sierra caladora, puedes optar por ella en su lugar.
  4. ¿Tienes todos los tramos del rodapié cortados? Pues comienza a colocarlos. Usa una pistola aplicadora y masilla de montaje (preferiblemente, de pegado rápido y extra fuerte).
    • Extiende un cordón continuo sobre el rodapié.
    • Pon la pieza en la pared, haciendo presión para que quede bien pegado.
    • Dejaremos que el zócalo se airee unos 5 minutos.
  5. Golpea el rodapié con una maza de goma para mayor adherencia.

¡Y listo! Si notas alguna imperfección entre el zócalo y la pared podrás aplicar silicona del color del rodapié.

sierra circular a punto de cortar rodapié
Las sierras circulares de mano y convencionales también sirven para cortar zócalos.

Otros pasos para poner un rodapié sin clavos: con clips de fijación

Esta técnica resulta práctica y sencilla. Para efectuarla, requerirás de taladro atornillador, destornillador, cortadora, lija, metro, maza de goma y masilla fijadora.

  1. Corta las piezas a la medida deseada con una sierra. Recuerda que existen varias herramientas para madera, así que elige la que tengas en tu taller en casa.
  2. Revisa que la pared esté recta y sin irregularidades. Si presenta imperfecciones, cúbrelas con pasta niveladora (no te pases, bastará con una fina capa).
  3. Coloca los clips de fijación en la pared.
  4. Después, pon el rodapié de madera sobre éstos.
  5. Con un taladro a batería o a cable (lo que prefieras), perfora sobre en los puntos marcados. Utiliza la broca que corresponda y, luego, mete en cada orificio un taco.
  6. Fija los clips con un tornillo.
  7. Instala el rodapié en su sitio.
    • Para colocar la primera pieza, deberás cortar las puntas a inglete.
    • Los rodapiés se ponen haciendo coincidir la ranura que incorporan con la ranura del clip de fijación.
    • Sigue hasta completar todo el perímetro.
  8. Verifica que no haya huecos entre el zócalo y la pared. En ese caso, ya sabes, a aplicar masilla de su color.

Puedes sustituir el corte inglete a la hora de juntar los rodapiés en las esquinas de la estancia. ¿Cómo? Usando una pequeña pieza de madera de sección cuadrada y biselado en una de sus caras. Eso sí, ésta debe tener la altura del zócalo. Ponla en la esquina y los dos rodapiés se unen a ella mediante un corte recto.

¿Qué más debes saber sobre poner un rodapié?

Todavía podemos ahondar un poco más en cómo se pone un rodapié correctamente. Por lo que no dejes de prestar atención si quieres hacer un buen trabajo.

Colocar un rodapié. Prepara bien los encuentros del rodapié

Recuerda que, antes de pegar un zócalo, debes limpiar con esmero las superficies a unir, tanto la pared como el propio rodapié. De esta forma, eliminarás suciedad superficial que podría impedir que el adhesivo funcione bien.

midiendo pared con metro

Si es necesario, pega las piezas

Si no logras que las piezas queden pegadas antes de montarlas, se te desarmarán los encuentros. Aquí juega un rol crucial emplear un adhesivo bastante rápido.

Aplica el pegamento en la parte posterior de los rodapiés en zig-zag.

Evita los cortes a testa

Los cortes a la testa, es decir, el extremo de una pieza contra el extremo de la otra, no son precisamente elegantes. Por eso se hacen los cortes a inglete, para obtener mejores y más estéticos resultados.

Pegar el rodapié

Es vital que los cortes que hagas en la madera sean limpios y con buen inglete, de lo contrario perjudicarías la calidad del encuentro. Asimismo, antes de pegar el zócalo, preséntalo para comprobar que has tomado las medidas correctamente.

Haz buenos remates con los finales

Te sugerimos dar un corte en plano a la pieza y emplear otro trozo cortado también en ángulo. Así, al girarlo, mostrará su parte de acabado en el lateral. Mientras actúa el adhesivo, puedes aprovechar para repasar la melamina del corte con el dedo, para rellenar y camuflar la línea de corte.

¿Cómo cortar un rodapié a inglete?

Aprovechamos para recordar (por si hubiera la duda) que un corte a inglete se trata de un corte con ángulo de 45 grados. Éste se hace con cajas y sierras ingletadoras. No te preocupes, es un tipo de serrado fácil y limpio.

Conclusión

Ahora conoces cómo poner un rodapié en condiciones. Ya has visto que hay distintas maneras de hacerlo, así como materiales y herramientas a usar. Se trata de una tarea sencilla, pero es fundamental seguir los pasos estipulados al pie de la letra. De lo contrario, no obtendrás ese acabado estético que precisamente se persigue con los zócalos.

Lidia Zafra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.