¿Te apasiona el bricolaje? Entonces, seguro que sueñas con disponer de tu propio espacio de trabajo. ¿Por qué aplazarlo más? En este post, te damos todas las claves para montar un taller en casa.

Encuentra el lugar más indicado para instalar el taller en casa

El primer paso para montar un taller en casa es escoger el lugar más práctico y cómodo para instalarlo:

  • Que esté resguardado, preferiblemente.
  • Que tenga espacio suficiente.
  • Que no sufra de humedades.
  • Que reciba bastante luz natural.
  • Etc.

Difícil cuestión, a priori, pero tiene una solución más fácil de la que crees.

¿Alguna idea? Un garaje, un trastero o una habitación vacía que tengas muerta de risa. Cualquier estancia sin uso es apta para ello, siempre y cuando tenga tomas de luz o de agua (que te harán falta).

hombre en su taller en casa

Si no cuentas con espacio suficiente en tu hogar y vives en una zona rural, no te resultará ni complicado ni costoso alquilar algún antiguo pajar o almacén.

Y, si resides en una ciudad, seguro que encuentras trasteros o naves industriales compartidas con terceros.

¿Y si no tengo espacio en mi vivienda?

¿Ya tienes en mente el lugar que dará vida a tu taller en casa? ¡Genial! Pues ve tomando medidas para planear la distribución de tu espacio disponible. Para ello, deberás tener en mente varias partes diferenciadas: una zona de trabajo en el centro, un área de almacenaje alrededor de la anterior, -si es posible- un lugar de limpieza con una toma de agua y fregadero, etc.

¿Por qué tener un taller en casa?

Antes de seguir… ¿Por qué tener un taller en casa? Las respuestas son tantas y variadas que nos resulta imposible listarlas en un solo artículo. No obstante, la razón principal para montar uno es obtener un sitio de trabajo propio, salubre, seguro, confortable, relajante, eficaz… ¿Y quién sabe? Tal vez rentable.

¿Cómo disponer de un taller de bricolaje en casa?

Ahora es cuando se vienen los «cómos»:

  • ¿Cómo escoger tu tipo de taller en casa?
  • ¿Cómo planificar y distribuir los espacios en tu taller doméstico?
  • ¿Cómo instalar suministros, desagües, elementos de seguridad, etc.?
  • ¿Cómo organizar tu taller?
  • ¿Cómo rentabilizar tu taller de bricolaje?
  • Etc.

Son muchas cuestiones de golpe, así que vayamos desgranando las más importantes, una a una, a continuación.

hombre trabajando en taller

Tipos de taller

Las posibilidades en esta materia son inmensas, pero vamos a enfocarnos en tres clases de taller:

Talleres de «bricolaje fino»Para elaborar trabajos limpios que necesitan de orden, concentración y aislamiento. Es decir, pensados para trabajos artísticos, de corte y confección, de precisión, de restauración o de ebanistería.
Talleres de «bricolaje grueso»Para trabajos de pintura, de pintura mural, eléctricos, de carpintería… Vamos, para las tareas más comunes y habituales.
Talleres mecánicos, de herrería o fundiciónEn estos espacios se requiere de seguridad, además de limpieza, orden y buena distribución de los espacios.

Planificando el taller en casa

Para planificar tu taller doméstico, lo primero que tienes que considerar es su objetivo. Evidentemente, un taller de bricolaje eléctrico no exigirá los mismos requisitos o las mismas condiciones que uno artístico o mecánico.

Si su función no la tienes clara, puedes hacer uno mixto o multifuncional.

No obstante, no te preocupes, en este post lo que vamos a darte son unas indicaciones generales.

Elementos y herramientas que no pueden faltar 

Si quieres montar un taller doméstico, debes tener a mano ciertos elementos que resultan vitales:

  • Banco de trabajo: poseer uno apropiado es imprescindible para poder maniobrar con eficiencia y comodidad. Lo cierto es que existen muchos modelos en el mercado. Pero, si el espacio te escasea, elige un banco plegable. ¡Es ideal para recogerlo puntualmente! Este elemento ha de ser resistente, capaz de soportar, al menos, 100 kilos. Necesitará estar hecho de un buen material y disponer de suficientes puntos para mantener piezas, planos y cilíndricos.
  • Estanterías metálicas: para colocar tus herramientas y materiales más voluminosos. Incluso para situar cajas que deban estar bien etiquetadas (en las que haya tornillos, clavos u otras piezas pequeñas, etc.). No escatimes en la calidad de los modelos, han de ser sólidos y resistentes. ¡Y no te olvides de anclarlas a la pared! Por tu propia seguridad.
  • Paneles porta-herramientas: ponlos en una pared cercana a tu banco de trabajo, con ellos, tendrás ordenadas todas tus herramientas manuales pequeñas, además de a mano.

Ten enchufes y tomas eléctricas próximas a tu banco de trabajo, para poder utilizar tus herramientas cableadas. Por cierto, puedes aprender cómo hacer un banco de trabajo portátil.

Indaguemos un poco más en las herramientas fundamentales de un taller en casa:

herramientas manuales de un taller

Herramientas manuales

Las herramientas manuales que deben encontrarse en todo taller doméstico que se precie son las siguientes:

  • Destornilladores. De distintas dimensiones y puntas (planas, hexagonales, de estrella, torx, pozidriv…).
  • Alicates. Comienza con un alicate universal (longitud de 185-200 milímetros y apertura de boca de 10-12 milímetros). Después, podrás ir haciéndote con más: de corte para cables y alambres, de pico de loro para apretar o desenroscar tuercas, de boca larga…
  • Tenazas. Para carpintería.
  • Cincel y cortafríos. Para realizar trabajos de albañilería.
  • Martillos. Uno universal y otro de carpintero.
  • Limas y escofinas. Para desbastar materiales y rematar obras de carpintería.
  • Llaves. Inglesa, fijas de diversos tamaños, de tubo y varias llaves Allen.
  • Sierras y serruchos. ¿Utilizarás madera? Entonces, debes hacerte con un arco de sierra, un serrucho manual y uno de costilla. Tampoco te vendría mal una caja de ingletes, te hará más sencillos los cortes en bisel.
  • Pinzas y sargentos. Para sujetar piezas sobre tu mesa o banco de trabajo.
  • Elementos de medición. Escuadras, reglas, flexómetro y dos niveles de burbuja (uno más corto y otro más largo).
  • Escalera. Un elemental del bricolaje doméstico, pero ya hablaremos de él más adelante.

Consíguelas y estarás un pasito más cerca de montar tu propio taller.

Herramientas eléctricas.

Aunque todavía no has acabado, ahora debes buscarte las siguientes herramientas eléctricas:

  • Taladro. Imprescindible en tu taller. Como los hay de muchos tipos (taladro percutor, taladros atornilladores, etc.) ve sobre seguro. Busca que posea potencia, distintas velocidades y modo percusión. Escógelo con o sin cable, a tu elección.
  • Atornillador eléctrico. Es una herramienta muy útil, te quitarás tiempo y esfuerzos en las tareas de montaje.
  • Sierra de calar. Para realizar toda clase de cortes, ya sean rectos, curvos, sobre metal, plástico o madera. Pero antes deberás aprender cómo utilizar una sierra caladora.
  • Cepillo eléctrico. Un básico si te vas a dedicar a la carpintería. Se emplea para rebajar la madera, alisarla, hacer ranuras, realizar bordes…
  • Fresadora. Sirve para tallar madera.
  • Sierra de sable. Para muchas tareas, aunque destaca por sus cortes precisos y sencillos sobre madera, metal y hasta ladrillo.

Aunque aún puedes darle un toque más pro a tu taller doméstico, continúa leyendo y lo verás.

persona usando amoladora en taller

Herramientas nivel PRO, para uso (casi) profesional

Si te consideras todo un profesional, no pueden faltarte estas herramientas:

  • Herramientas especializadas para carpintería. Te harán falta amoladoras para hacer cortes precisos, ya sea en metal o madera. Asimismo, te aconsejamos tener ingletadoras con mesa. Ésta te ayudará a cortar en ángulo de manera confortable y rápida. Además, te interesa aprender cómo se usa el cepillo de carpintero.
  • Equipo de soldadura.
  • Compresor de aire. Para pintar con mayor calidad, aunque también sirve para muchas otras labores.
  • Nivel láser. Muy sencillo de usar y te proporcionará una alta precisión.

Por cierto, puedes conseguir un aspirador específico para lograr que tu taller en casa esté limpio. Los hay bastante potentes, capaces de absorber líquidos y sólidos.

Un paso más: la maquinaria

Si quieres elevar un poco de nivel y atreverte con labores más profesionales, necesitarás más máquinas: cortadoras, pistolas para colas y pegamentos, lijadoras, etc.

Por otra parte, junto a estas máquinas, debes tener a mano distintos complementos como pinturas, colas, maderas, plásticos… Al contrario que los objetos anteriores, éstos son consumibles y deberás ir a comprarlos de nuevo con cierta frecuencia.

Mesa de trabajo

Vale, sí. Ya hemos hablado sobre la mesa de trabajo antes, pero nos hemos dejado un aspecto muy importante de ella sin mencionar: la iluminación. Ésta es básica para hacer tus obras. Así que no obvies este detalle si no quieres acabar haciendo bricolaje a oscuras.

Preferiblemente, busca luz natural. Por ello, pon tu banco cerca de una ventana.

Escaleras tipo tijera para llegar a todos los sitios

Como hemos dicho antes, necesitarás una escalera en casa para alcanzar los lugares menos accesibles, ya sea para colocar lámparas o incluso para limpiar. Las más seguras son las escaleras tipo tijera, las cuales podrás meter en cualquier armario.

mano en caja de herramientas

Soluciones para ordenar tus herramientas

Los paneles te ayudará a tener cerca las herramientas más socorridas, cierto. Pero también hay otras alternativas para guardarlas:

  • Carro de herramientas. Muy útil, ya que se puede trasladar sin problemas de un lado a otro. Se trata de un mueble resistente, que dispone de cajones (con compartimentos de varios tamaños) para mantener en orden tus herramientas.
  • Cajas de herramientas. Ideales para recoger tus herramientas manuales. Asimismo, podrás llevártelas si necesitas trabajar en otro sitio. Elijas la que elijas -porque hay muchos modelos actualmente-, escoge una duradera y sólida.

Ya verás, con estos compartimentos no tendrás ni una herramienta fuera de su sitio.

Toma algunas precauciones de seguridad

Si tienes un taller en casa, toma ciertas precauciones para garantizar tu seguridad y la de los demás (sobre todo, la de los más pequeños). Evita que los niños entren solos a este espacio y pon tus cosas a buen recaudo, donde ellos no alcancen.

Para ello, instala una cerradura en la puerta del taller, además de en los armarios que contengan los objetos más peligrosos.

¡Y tú! Sí, tú, no te olvides de llevar guantes de trabajo, gafas protectoras y vestimenta específica si tus tareas lo requieren.

Distribución de los espacios de trabajo y almacenamiento

Es un paso básico en la planificación e instalación de un taller doméstico. Analiza aspectos como la ubicación de las mesas o bancos de trabajo, que han de ser los elementos centrales del lugar. Piensa en la colocación de tus estanterías y armarios de almacenamiento. Identifica cuáles van a ser las subzonas de tu taller. De esta manera, irás dándole forma.

Instalación del banco de trabajo

Baraja entre los distintos tipos existentes de bancos de trabajo. Investiga sobre qué tareas puedes realizar en cada uno, cuáles son los materiales más apropiados para su fabricación, su tamaño más apto, etc.

Banco de trabajo «limpio» y banco de trabajo «sucio»

Conviene separar una zona de taller «limpia» de una «sucia», cada cual con su propio banco de trabajo:

Zona del taller «limpia»Para trabajos que dejen residuos escasos o fáciles de quitar (los que salen al emplear sierras, taladros o tornos).
Zona del taller «sucia»Donde trabajarás con pinturas, aceites, disolventes… Aquí requerirás de toma de agua y desagüe.

Instalación de suministros y desagües

Los suministros cruciales de todo taller son éstos:

  • Instalación eléctrica: derivaciones, canalizaciones, cableado y componentes eléctricos.
  • Instalación del agua: tomas de agua y los desagües correspondientes.

Ambas habrán de ser manipuladas o modificadas en función de las necesidades concretas de tu taller.

Instalación de estanterías

Como ya se ha comentado, necesitarás estanterías metálicas para guardas todos tus útiles. Cuando vayas a comprarlas, presta atención a su capacidad de carga. Ésta puede ser ligera, media o pesada (capaz de soportar hasta 1.000 kilos por balda). Normalmente, a un taller doméstico le bastará con cargas ligeras o medias.

Personalización del taller doméstico

La personalización de tu espacio de trabajo te ayudará a sentirte más cómodo en tu taller. La instalación de sistemas de sonido, la conectividad a redes Internet o la inclusión de un lugar descanso son opciones muy recomendables para cualquier taller en casa.

Conclusión: instalación del taller en casa

Por último, tocará ejecutar tu proyecto de taller en casa. Pon en práctica todo lo que has aprendido en este post de la manera más eficaz y eficiente.

Sergio Robles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.