El cepillo de carpintero es la herramienta más representativa del mundo de la carpintería, un elemento que debes aprender a usar bien si quieres obtener un acabado profesional en tus creaciones. En esta entrada, te explicamos paso a paso cómo se usa un cepillo de carpintero y te damos un par de recomendaciones para su mantenimiento.

Para que puedas utilizar un cepillo de carpintería correctamente, primero tienes que entender los principios básicos detrás de su funcionamiento. Aprender cómo actúa el cepillo sobre la madera y qué resultados se obtienen con su uso es esencial para quienes están dando sus primeros pasos como carpinteros o ebanistas. 

¿Qué es un cepillo de carpintero y cómo funciona? 

Un cepillo de carpintero es una herramienta manual que se utiliza en el rubro de la carpintería para cepillar o rectificar listones o tirantes de madera, emparejando o rebajando su superficie. De esta forma, se prepara o acondiciona la pieza de madera para usarla en la fabricación de objetos como mesas, sillas, puertas, etc. 

Puesto que la madera es un material de origen natural, es normal que los cambios de temperatura y el paso del tiempo hagan que se expanda o contraiga. Esto produce pequeñas deformaciones que deben corregirse antes de unir o ensamblar las piezas de madera. Para ello, se utiliza el cepillo de carpintería, una herramienta que resulta muy fácil de usar cuando se ha ajustado correctamente. 

¿Cómo se usa el cepillo de carpintero? 

Cómo usar un cepillo de carpintero

Antes de explicarte cuál es la forma correcta de sujetar y guiar el cepillo de carpintero, es importante que se asegures de que la pieza de madera a trabajar esté limpia y bien ubicada. En este sentido, debes retirar todo el polvo de su superficie y, si está barnizada o pintada, lijarla hasta que no queden restos de pintura. 

Además, la tabla debe estar fija para que no vaya a moverse cuando deslices el cepillo sobre ella. También tienes que asegurarte de que la dirección en la que cepilles sea la misma que la dirección del grano de la madera. Sabrás que lo estás haciendo bien si el cepillo no se traba o frena durante el desbaste. 

Ajuste del cepillo de carpintero 

Antes de acercar el hierro a la madera, es necesario dedicar unos minutos a ajustar y calibrar la hojilla del cepillo de carpintero, cosa que es especialmente importante si lo acabas de comprar y te dispones a darle su primer uso. En este caso, lo más recomendable es retirar la cuchilla y amolarla un poco para garantizar un corte preciso. 

El montaje de la cuchilla es sencillo: solo hay que fijarla a la contracuchilla con la tuerca dejando unos 2mm de filo sobresaliente. Ambas piezas unidas se montan en el carro o cuerpo del cepillo y finalmente se fijan con el seguro. Recuerda que cada pieza encaja de forma intuitiva, así que no supondrá un problema para ti. 

Eso sí, hay que asegurarse de que la cuchilla quede bien sujeta para que no vaya a moverse durante la ejecución de los cortes. Además, es necesario ajustar la profundidad del corte mediante la manivela ubicada detrás de la cuchilla. Procura que el filo de la cuchilla sobresalga muy poco para que el cepillo se desplace con fluidez y eficiencia.  

Sujeción y guiado de la herramienta y posición corporal

  • El mango trasero del cepillo debe sujetarse con nuestra mano fuerte para empujar hacia adelante. 
  • Con la otra mano sujetamos el mango o perilla frontal y hacemos un poco de fuerza hacia abajo. 
  • La pieza de trabajo debe estar a la altura apropiada que nos permita ejercer la presión necesaria sin ocasionar molestias. 
  • Hay que adoptar una postura cómoda y descargar parte de nuestro peso corporal sobre la herramienta para favorecer el movimiento de avance y el agarre del cepillo sobre la madera. 
  • Al avanzar, hay que dibujar trazos largos y completos desde antes de la tabla hasta el final, en línea recta y de manera uniforme. 
  • El retroceso del cepillo lo haremos sin ejercer presión sobre la pieza de trabajo para evitar el desgaste innecesario de la hoja. 
  • Después de varias pasadas, verifica que no estés desbastando de más la pieza de trabajo. Puedes hacer una marca por uno de los costados de la madera para guiarte. 

Mantenimiento y cuidados de un cepillo de carpintero 

  • No apoyes la suela de la herramienta sobre superficies duras o metálicas, ya que esto desafila la cuchilla rápidamente. 
  • Si tienes que dejar la herramienta sobre el suelo o sobre una superficie dura, déjala que repose de lado. 
  • Cuando vayas a cepillar maderas viejas o usadas, asegúrate de que no tengan clavos, tornillos o cualquier otro elemento metálico incrustado. 
  • Puedes aplicar un poco de parafina, aguarrás o aceite mineral sobre la superficie de trabajo para un mejor deslizamiento del cepillo. 
Sergio Robles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.