Alicatar una habitación puede suponer un gran reto para muchos, pero se trata de una labor básica de albañilería. Aprender a realizarla es algo que todo manitas que se precie debe hacer, pues una de las reformas más frecuentes en el hogar es el cambio de azulejos. Por tanto, descubrir cómo alicatar un baño tú puede suponerte todo un ahorro a la larga. Con este post, verás que es una tarea sencilla y nosotros te la vamos a explicar paso a paso. Coge tus cajas de herramientas, ¡que empezamos!

¿Qué es el alicatado?

El alicatado se basa en revestir las paredes y el suelo de una estancia con baldosas o azulejos, usando cemento cola o mortero.

Consejos antes de empezar a alicatar el baño

Una recomendación previa sobre cómo alicatar un baño: ¿Quieres alicatar tanto la pared como el suelo? Entonces, lo mejor será que comiences por las paredes del baño. Antes de hacerlo, obtener un mejor resultado, pon la primera fila de baldosas del suelo. ¿Por qué? Porque, de esta manera, los azulejos de la pared quedarán por encima, evitando fugas de agua hacia el pavimento.

La elección de la baldosa y del azulejo

Son los elementos que definirán el estilo de tu aseo. Si tu baño es pequeño, busca azulejos cuyo tamaño, forma, color o textura hagan lucirlo más grande. Para alicatar una estancia pequeña, aconsejamos elegir azulejos de tonos claros.

Para el suelo es común escoger gres porcelánico, ya que es resistente y fácil de limpiar. En el caso de las paredes, los azulejos cerámicos triunfan por su variedad.

Si eliges el mismo color para ambas superficies, lograrás una mayor sensación de amplitud.

¿Tu baño no recibe luz exterior por una ventana? Entonces, opta por azulejos brillantes, que multipliquen la iluminación existente. Ganarás claridad y sensación de espacio.

baño alicatado

¿Cómo calcular los azulejos que tendrás que usar?

Antes de comprar los azulejos que más te gusten, tienes que calcular correctamente la superficie que deben cubrir. A estos metros cuadrados, debes sumarle un 10%. ¿Por qué? Para hacer recortes en caso de que se te rompa alguna pieza.

Al respecto, igual te conviene saber cómo funciona un medidor láser.

TRUCO: ¿Quieres un reparto homogéneo del color de tus baldosas? Pues mezcla los azulejos de las diferentes cajas, dado que el tono podía ser ligeramente distinto un paquete u otro.

¿Cómo alicatar un baño?: Paso a paso

¿Ya has medido todo y has escogido tus azulejos? Entonces, es el momento de explicar cómo alicatar un baño paso a paso. ¡Manos a la obra!:

Herramientas necesarias

En primer lugar, debes preparar las herramientas básicas para realizar un alicatado. Éstas son las siguientes:

  • Cortador de azulejos
  • Una maza de goma
  • Una llana dentada y otra de goma
  • Taladro percutor con sierra de corona
  • Un nivel de burbuja
  • Crucetas
  • Gaveta y paleta
  • Una esponja
  • Un cubo

En cuanto las tengas todas a mano, podrás ponerte a preparar las superficies.

Preparación de las superficies

nivel para alicatar

¿Tu pared o suelo ya tenían baldosas? Entonces, lo primero que hay que hacer es quitarlas. ¡Trata de dejar estas zonas tan lisas como te sea posible!

Si te gustaría rellenar huecos y fisuras, puedes usar masilla tapaporos elástica. Y pasa una lijadora para dejar la pared o el suelo homogéneos.

En caso de que la base sea de yeso, hormigón o cemento (materiales bastante porosos), deberías aplicar una imprimación. Así te asegurarás de la correcta adherencia de los azulejos a posteriori.

Preparación del cemento cola

Después de cubrir el suelo con cartones, prepara el cemento cola para fijar tus baldosas. Vierte el producto en una gaveta, a continuación, mézclalo con agua. Utiliza las cantidades que especifique el fabricante.

Para moverlo, usa un taladro atornillador con varilla mezcladora. Tras hacerlo, deja reposar a la mezcla.

Aplicación del mortero

Este paso es clave para cubrir bien la superficie que desees alicatar. Hay que evitar dejar huecos, pues éstos podrían causar que una baldosa se parta al pisar.

Usa una llana dentada para aplicar una capa gruesa (de 1-3 centímetros) en segmentos de aproximadamente medio metro, para que no se seque.

Antes de que pongas una baldosa o azulejo, echa algo de pegamento en su base.

Por seguridad, protege tus manos llevando guantes.

Colocación de las baldosas

Comienza por la esquina de una pared. Ve situando las baldosas del siguiente modo:

  • De izquierda a derecha.
  • De abajo hacia arriba.

Cada vez que se coloques un azulejo, dale un ligero golpe con la maza de goma. De esta manera, quedarán bien asentadas.

Pon crucetas de plástico entre las baldosas, para que siempre haya la misma separación entre ellas, además de en las esquinas. Con este detalle, la junta quedará perfectamente alineada.

Las juntas son vitales para evitar problemas en el futuro. Considéralas obligatorias.

alicatador poniendo baldosa

Colocar sistema de nivelación

Cuando montes la primera baldosa, no te olvides de colocar el sistema de nivelación en cada uno de los lados donde toque otro azulejo. Así, conseguirás una superficie totalmente lisa.

Retirar aire

Cuando hayas puesto la primera cerámica y sus correspondientes sistemas de nivelación y crucetas, tendrás que retirar el aire entre la pared y el azulejo. Esto se hace para prevenir futuras roturas.

Esta tarea puedes hacerla con mazas de goma, la cual habrás de repetir con cada baldosa que instales.

De vez en cuando, comprueba que la colocación sea exacta. Garantizarás que el proceso esté correctamente completado.

Cortado de azulejos

Cuando alcances el extremo de una pared o del suelo, para cuadrar el alicatado, deberás cortar las baldosas. Mide el hueco que te queda y transporta esa distancia a la pieza usando un marcador. Para recortarla, sólo necesitarás un cortador de azulejos. Corta un trozo de azulejo con la medida anotada y completa el espacio de suelo o pared que faltaba.

En algunos baldosas deberás realizar agujeros para las tomas de agua. Pon pieza sobre un mártir y házselos con el taladro y sierra de corona.

Acabado (enlechado)

Ahora, toca retirar los restos de adhesivo y preparar la lechada.

La lechada sirve para rellenar los huecos entre los azulejos. La lechada, normalmente, es de color blanco, gris o marrón, aunque también las hay de diferentes colores. Lo cual es útil para que complemente o contraste con el tono de tus baldosas, según gustes.

La llamada “lechada impermeable” es aconsejable para los alrededores de duchas y baños.

alicatador con baldosa y medidor en mano

Suelo

Pasa un trapo húmedo para quitar todos los restos que haya encima de las cerámicas. Cuando el mortero esté seco, lo cual sucederá en uno o dos días, prepara la masa especial para rellenar las juntas de las baldosas.

Procura mezclar bien este producto con agua (tal y como indique el fabricante). Cuando la masa sea homogénea, aplícala con una llana de goma. De esta forma, no rayarás los azulejos. Después, antes de que la lechada se seque, limpia la superficie con una esponja. Alisa las juntas usando un palillo.

Cuando el producto esté seco, pule las baldosas con un paño seco.

Pared

Para un acabado perfecto, aplica la lechada sobre de los azulejos de la pared del baño. Prepárala según las instrucciones del producto, hasta lograr una pasta homogénea. Usando la llana de goma, esparce la lechada en forma de abanico. Así, el producto entrará en las juntas uniformemente y cada recoveco quedará bien rellena.

Después de una hora, aproximadamente de secado, quita el sobrante con una esponja o paño húmedo.

¡Y listo! Ya sabes cómo alicatar un baño.

¿Cuánto cuesta alicatar un baño?

Decir un precio genérico es complicado, pues cada alicatado es completamente diferente de otro. En el coste del proyecto influyen muchos aspectos: la estructura y tamaño de tu baño, los materiales que uses, la instalación que sea conveniente en tu caso, el precio de los fabricantes, etc.

¿Cuánto se tarda en alicatar un baño?

Lo que se tarde en alicatar un baño depende principalmente de dos cosas: el tamaño de la estancia a reformar y la clase de material con la que trabajes.

También influyen otros factores como la necesidad de preparar un soporte, de reforzar la pared… Asimismo, conviene avisar de que los azulejos más grandes se instalan más despacio.

Pero, para que puedas llevarte una idea más concreta, lo normal es que un profesional tarde 3 días aproximadamente.

Conclusión: alternativas a las baldosas y azulejos

Ahora que ya sabes cómo alicatar un baño, queremos concluir este artículo informándote de que existen más opciones que baldosas o azulejos.

Lo cierto es que el papel pintado en los baños se ha puesto de moda durante los últimos tiempos. Con un tratamiento especial, puede ser eficazmente resistentes a las humedades.

Asimismo, los laminados de gran durabilidad son una gran alternativa para suelos, puesto que los hay preparados para ambientes húmedos.

Lidia Zafra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.