Si te estás planteando cambiar el suelo de tu casa, no te puedes perder este trabajo de bricolaje. Hoy, os vamos a explicar cómo colocar una tarima flotante. ¡Y sin nada de obras! Este tipo de pavimiento destaca por su resistencia, durabilidad y facilidad de instalación. Así que ve abriendo tu mueble de herramientas para ponerte en marcha.

¿Qué es una tarima flotante?

Cuando hablamos de tarima flotante, nos referimos a los suelos de madera que no están en contacto con la superficie de base. En otras palabras, están separados con respecto al suelo original.

El sistema de tarima flotante lleva usándose desde hace tiempo, se estima que desde 1960. Con el paso de los años, se ha puesto otra vez de moda. La razón de su popularidad no es otra que la belleza y elegancia que brinda a los suelos.

Casi siempre, se emplea la madera para decorar. Este material es un indicador de comodidad y estética. Sin duda, la tarima flotante queda bien en cualquier escenario donde se instale.

Tipos de tarimas flotantes

Tarima flotante multicapaCuenta con dos o más capas de madera con sistema hidrófugo.
Por regla general, en el medio, se sitúa la madera resistente.
Mientras que la última capa es más endeble y está muy barnizada.
Tarima macizaMaderas largas y delgadas de más peso.
Razón por la que requieren de un sistema de anclaje de piezas.
Tarima flotante sintética o laminado Compuesto sintético.
suelo de tarima flotante

Aspectos claves para colocar correctamente una tarima flotante

Colocar tarima flotante se ha vuelto una tendencia en los últimos tiempos. Y no se puede negar que existen buenos motivos para que sea así. Por esa misma razón, para que puedas planificar su instalación precisa y adecuadamente, debes conocer ciertas recomendaciones clave. Éstas te permitirán a tener todo preparado para ponerte manos a la obra:

La elección de la tarima flotante

Resulta crucial identificar bien una tarima flotante. Y es que ésta ha de estar hecha con madera natural.

A pesar de su parecido con otras opciones como el suelo laminado, no son lo mismo. Asimismo, la tarima proporciona calidez y protección al suelo original.

Por otra parte, la elección de la tarima flotante conlleva decidir qué diseño vas a montar. Pues existe una amplia gama de estilos que satisfarán tus planes.

Puedes decidirte entre modelos más ligeros o pesados, colores más claros u oscuros, etc.

Saber escoger las herramientas adecuadas

Ya que las herramientas son parte imprescindible de todo proyecto de instalación, también hay que saber escogerlas inteligentemente.

Por ejemplo, se ha de pensar en que los golpes que deben recibir no son fuertes. Así que los martillos tienen que ser seleccionados con precisión.

Del mismo modo, hay otras herramientas concretas que se deben tener a mano para comenzar el trabajo. De lo contrario, si empleas algún utensilio que no cumpla con ciertos requisitos, no podrás asegurarte de un buen resultado.

La condición del suelo en el piso

Otro factor a tener en cuenta es comprobar el estado del suelo donde vas a colocar la tarima flotante. No puede existir ningún desnivel en éste, ya que influirían negativamente en la instalación. Tampoco es aconsejable que haya vacíos en algunas zonas del suelo.

¿Qué ocurre si se dan estas condiciones? Deberá corregir todas las desviaciones que afectarían a la faena: rellenar los vacíos en el suelo, reparar los agujeros, remediar los desniveles, etc.

Siguiendo estas pautas iniciales, será posible comenzar la instalación.

Por cierto, si la superficie no estuviera plana, haz uso de una pasta niveladora para igualarla.

salón con tarima flotante

Herramientas que necesitas

Entre las herramientas para madera que utilizarás, están:

  • Sierra caladora
  • Lijadora delta
  • Hoja para madera
  • Falsa escuadra
  • Palanqueta para tarima
  • Martillo

Materiales que necesitas

Asimismo, añade a tus cajas de herramientas los siguientes materiales para colocar tarima flotante:

  • Láminas de tarima flotante
  • Adhesivo de montaje
  • Aislante
  • Cinta adhesiva
  • Zócalos

¿Está ya todo listo? ¡Pues comencemos con la instalación! A continuación, te mostraremos qué pasos seguir para cambiar tu suelo.

Paso a paso para colocar una tarima flotante

Como hemos dicho ya, para colocar una tarima flotante, el suelo ha de estar nivelado. No obstante, además, debe estar limpio y seco para realizar esta tarea.

  • Empieza a forrar el suelo con unas piezas de espuma de polietileno. Así, lo aislas térmica y acústicamente.
    • Has de cortar varias tiras de este material. Ponlas casando bien unas con otras y móntalas.
    • Sella las uniones de estas tiras con cinta adhesiva.
piezas de madera y escoba sobre tarima flotante
  • Comienza a colocar las lamas de madera por un extremo de la estancia. Deja un margen o junta de dilatación de 15 milímetros en todo el perímetro. A fin de preservar la junta siempre a la misma medida, usa unas cuñas.
    • En la primera pieza, deberás hacer un rebaje de 1 centímetro, ya que el margen respecto al marco de la puerta y la superficie de la estancia contigua tendrá que ser superior a 15 milímetros.
    • Tras medir, cortamos la pieza con la sierra de calar y ponla en su sitio, manteniendo la junta de dilatación. Si desconoces cómo utilizar la sierra caladora, en nuestro blog, te lo explicamos.
  • Ahora, coloca la segunda pieza.
    • Usando la falsa escuadra, mide. A continuación, marca y corta. Si tienes dudas, puedes informarte sobre cómo cortar madera.
  • Con el sistema de clic, junta las dos piezas.
    • No hace falta ningún elemento adherente.
    • Dado que con esta pieza alcanzarás casi la pared, no podrás emplear un taco para encajarla correctamente con la anterior. Por ello, utiliza una palanqueta.
  • Pon la segunda hilera.
    • Encaja las piezas usando el sistema de machihembrado.
    • Evita que coincidan las uniones de una fila con la de otra si quieres que la estructura resulte más resistente.
  • Continúa colocando más hileras de tarima, procediendo de igual modo.
    • Hasta completar todo el suelo de la habitación.
  • Después de terminar de colocar la tarima flotante, quita las cuñas y pon los zócalos.
    • Corta los extremos de éstos en ángulo de 45º. Es decir, haz un corte en inglete.
  • Para fijar las piezas del rodapié en la pared, utiliza algo de adhesivo de montaje por detrás de éstas.
    • De esta manera, la junta de dilatación estará cubierta.
  • Para acabar, aplica un producto para conservar la madera. Hazlo directamente sobre la tarima .

Y éstos son todos los pasos necesarios para instalar una tarima flotante. ¿Qué te ha parecido? No era tan difícil como cabría imaginarse, ¿verdad?

Beneficios e inconvenientes de instalar tarima flotante

Acabada la explicación, conviene plantearse las ventajas y desventajas que una tarima flotante puede presentar. Así, podrás tomar la decisión de instalarla o no con criterio:

Ventajas de colocar tarima flotante

Entre los beneficios de la tarima flotante, encontramos:

  • Precio: la tarima flotante es más barata que el parqué.
  • Instalación sencilla y rápida: como has podido comprobar.
  • Resistencia y durabilidad: este tipo de suelo resiste a la humedad y a la abrasión.
  • Variedad de acabados: hay una amplia diversidad de modelos, colores y acabados disponibles
  • Versatilidad: se puede colocar tarima flotante sobre cualquier pavimento que esté nivelado, sin requerir de obras.
  • Fácil mantenimiento: bastará con limpiarla.

Desventajas de colocar tarima flotante

Resulta susceptible a los rayones. Es especial con los tacones y con las patas metálicas de ciertos muebles.

Esto es porque la tarima flotante se trata de un sistema de madera generalmente brilloso.

Por otro lado, no ofrece el tacto de un auténtico parquet.

Asimismo, no se puede barnizar. ¿Qué significa esto? Que, cuando su aspecto se torne viejo, lo habitual es tener que cambiar el suelo.

Sin embargo, cabe destacar que las desventajas de las tarimas flotantes son cada vez son menos. En el mercado actual, hay tarimas de alta calidad aptas para toda la vivienda (tanto para cocinas como para baños), capaces de soportar la humedad.

limpiando tarima flotante

Consejos antes de colocar tarima flotante

Para calcular las lamas de madera que necesitarás, deberás medir el suelo y sumar un 10% o 20%, teniendo en mente los recortes. Por lo que deberás saber cómo funciona un medidor láser o recurrir a un metro tradicional.

Asimismo, deja las lamas de madera un día o dos en la estancia donde se vayan a instalar. Así, se aclimatarán a su temperatura y humedad.

Por otro lado, te recomendamos escoger un diseño acorde con el ambiente de tu casa. Y, si buscas resultados profesionales, acude a un experto. Para lo que tendrás que comparar presupuestos y experiencia.

Limpieza para la tarima flotante

En contraste con otros suelos que no pueden fregarse, la tarima flotante sí puede ser lavada con esta técnica.

La suciedad evitaría que la tarima flotante luciera atractiva, por lo que debe limpiarse con frecuencia y rapidez. ¿Cómo hacerlo?:

  1. Barriendo.
  2. Pasando la mopa.
  3. Aspirando.
  4. Fregando.

Recuerda usar muy poca agua para fregar. Así como secar cuanto antes.

Conclusión: acondiciona el suelo con una buena instalación de tarima flotante

Colocar tarima flotante seguirá siendo tendencia gracias a los múltiples beneficios que ofrecen: su durabilidad, su estética, su precio… Ahora ya sabes cómo instalar este tipo de suelo y qué herramientas de tu taller en casa utilizar para ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.