Si tu puerta está vieja y deseas reemplazarla por una nueva, posiblemente tengas que cambiar el marco de la puerta. Pues los más antiguos acostumbran a poseer medidas no estandarizadas. Asimismo, deberás sustituir el precerco en caso de que tu nueva puerta tenga una altura o anchura diferente a la que vas a sustituir.

Cambiar el marco de madera de una puerta no es difícil. Si te animas, puedes construir uno tú mismo con cuatro listones si cuentas con herramientas para madera.

puerta de madera junto a ventana

Sustituir el marco de una puerta

Los pasos que tienes que seguir para reemplazar el marco de tu puerta son sencillos. A modo de resumen, vamos a englobarlos en dos pautas principales: desmontar el viejo precerco y colocar el nuevo.

Desmonta el precerco antiguo

Antes de empezar, por tu seguridad, te aconsejamos llevar gafas protectoras, guantes y casco.

  • Cuando tengas el nuevo precerco, quita la puerta antigua. Hazlo con delicadeza, alzándola y sacándola de las bisagras.
  • Si el marco antiguo era metálico, efectúa varios cortes en diagonal con amoladoras para retirarlo troceado sin problemas. Asegúrate de elegir el disco adecuado.
  • Si era de madera, trocéalo del mismo modo, aunque puedes emplear otras herramientas para cortar madera, como un serrucho manual.
  • Usa un cortafríos y una maceta para retirar el marco.
  • Golpea con fuerza en la unión con la pared, hasta que comience a desprenderse y surjan huecos.
  • En cuanto puedas introducir la barra de uña de desencofrar, ejerce presión entre el marco y la pared.
  • Desmonta todos los pedazos del marco.
  • Cuidado al quitar el montante superior, podría caerse algún escombro sobre tus ojos o tu cabeza.

Con el cortafríos y la maceta, elimina las partes del rodapié de la pared que puedan molestarte para cambiar el marco de la puerta.

Coloca el nuevo precerco

puerta amarilla

Ahora, debes proceder de la siguiente manera para instalar el marco nuevo:

  • Presenta el marco nuevo y dibuja la línea de colocación sobre la pared.
  • Golpea con una alcotana sobre la señal trazada. De esta manera, marcarás el corte que tendrás que efectuar para abrir un hueco más grande para la puerta.
  • Realiza los cortes en la pared con la amoladora (equipando el disco adecuado).
    • Como ya conoces qué es una amoladora, imaginarás que ésta levantará bastante polvo. Por tanto, cubre con plástico tus muebles, puertas, ordenadores, televisores, etc.
  • Pica en vertical hasta topar con el hueco del ladrillo más próximo a la línea de corte. Pica a lo largo de éste siguiéndola, hasta juntarla con la línea horizontal.
    • Se desprenderán trozos de la rasilla. Para que caigan de forma controlada, y no directamente al suelo, sujeta con una mano.
  • Continúa hasta terminar el derribo. Acaba de picar con la maceta lo que quede.
    • Puedes rematar los cortes más finos de nuevo con la alcotana.
  • Realiza un par de orificios en el suelo, para anclar las piezas verticales del precerco. Usa el cortafríos y la maceta.
  • Limpia los escombros.
  • Instala el marco nuevo en su sitio. Utiliza los clavos y tornillos indicados para ensamblaje. También puedes emplear tacos de madera.

Por si las moscas, te recomendamos aprender cómo quitar un taco de la pared.

¿No entra el precerco? Tranquilo, se puede solucionar efectuando más golpes. No retires el listón inferior clavado entre los verticales, pues debe permanecer a escuadra.

Paso a paso para renovar marco de puerta

Igual, tras leer todos estos pasos, has llegado a la conclusión de renovar tu marco en lugar de cambiar. En ese caso, los pasos son:

  • Con una lija de grano medio, retira el barniz.
  • Reemplaza la hoja de lija mencionada por una de grano fino. Dale a la superficie, hasta que quede bien lisa.
  • Quita el polvo generado.
  • Delimita la zona que vas a tratar con cinta de carrocero.
  • Con una paletina, aplica barniz incoloro.
  • Da una segunda mano de barniz, siguiendo siempre las instrucciones del fabricante.
  • Con el producto todavía mordiente, quita la cinta de carrocero.
  • Espera a que se seque el barniz.

De este modo tan rápido, sencillo y barato, has dejado el marco de tu puerta reluciente, sin necesidad de cambiarlo.

En caso de que al marco le haya dado mucho el sol, te interesará también recuperar madera reseca.

Conclusión

Ahora ya conoces cómo cambiar el marco de una puerta. Como has visto, parecía una tarea más laboriosa de lo que es en realidad. Y es que, al fin y al cabo, tendrás prácticamente todo lo que necesitas para esta labor en tus cajas de herramientas.

Sergio Robles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.